Alergia a fármacos

Se entiende por reacción adversa a fármacos cualquier efecto perjudicial o no deseado que ocurre tras la administración de una dosis de un medicamento, así incluye las reacciones tóxicas, por efectos secundarios o por sobredosis que puede padecer cualquier persona dependiendo de la dosis del medicamento administrada, y las reacciones  que aparecen en determinadas personas debido a una intolerancia o una alergia.
 
Las reacciones debidas a sobredosis pueden producir por ejemplo una bajada de azúcar en pacientes que se administran Insulina, o  dolor abdominal como efecto secundario de la administración de Aspirina. 
 
Los síntomas que producen las reacciones de intolerancia o alergia puede ser parecidos, afectando a piel, aparato digestivo, respiratorio y/o cardiológico. La diferencia entre ambas es el mecanismo interno que las produce, lo que se puede diagnosticar mediante diferentes pruebas (principalmente  pruebas de alergia)
 
En el diagnóstico de estas reacciones es fundamental conocer el medicamento que provocó la reacción, el tiempo transcurrido entre su toma y la aparición de reacción, los medicamentos que posteriormente ha tolerado, para realizar con posterioridad las exploraciones complementarias como análisis de sangre y exploraciones alergológicas mediante pruebas cutáneas y provocación oral controlada.
 
 
Alergia a aspirina
 
Los antiinflamatorios no esteroideos como la Aspirina son un grupo de medicamentes muy utilizados, y el principal mecanismo de las reacciones adversas a estos fármacos es inmunológico mientras que las reacciones alérgicas son menos frecuentes. 

Las manifestaciones clínicas que puede producir una reacción por Aspirina pueden ser de tipo cutáneo, respiratorio o reacciones más graves con riesgo vital. 

Es importante un correcto diagnóstico mediante pruebas cutáneas y/o provocación oral controlada, porque un mismo paciente puede presentar reacciones a diferentes antiinflamatorios.
 
 
Alergia a penicilinas
 
Las reacciones alérgicas a los antibióticos betalactámicos (penicilinas) son la causa más frecuente de reacciones adversas a fármacos 
 
La familia de los betalactámicos está formada por antibióticos naturales y semisintéticos. Según su estructura química,  se clasifican en dos clases mayores:
 
-Las penicilinas: grupo más involucrado y mejor estudiado debido a su alto consumo
-Las cefalosporinas
 
Y en cuatro clases menores: monobactámicos, carbapenémicos, oxacefémicos y clavámicos
 
Es importante saber que personas con alergia a Penicilina tienen un alto riesgo de tener reacciones adversas con otros antibióticos de la familia de los betalactámicos (por ejemplo con las Cefalosporinas), porque tienen una estructura química similar
 
En los últimos años se ha mejorado el proceso de producción de estos antibióticos, sin embargo el número de reacciones alérgicas no ha disminuido probablemente  debido a que el número de sujetos expuestos a estos fármacos ha aumentado y a la variedad en la estructura química de estos fármacos