Metodología de muestreo

Para poder conocer la cantidad de polen que hay en el aire, en cada uno de los puntos de muestreo de la Comunidad Valenciana se han instalado captadores de polen como el de la imagen.
Gracias a un motor situado en la base del aparato aspira el aire por una boquilla lateral a un ritmo de 10 litros por minuto, y ese aire, con las partículas polínicas que lleva en su seno, impacta sobre una cinta de poliéster Melinex® impregnada de silicona que va montada sobre un tambor que, por medio de un mecanismo de relojería, gira a razón de 2 milímetros por hora, de tal forma que al cabo de una semana realiza un vuelta completa y los granos de polen que entran por la boquilla van quedando secuencialmente capturados en la cinta siliconada.

recuento

Al cabo de una semana, el personal encargado del captador en cada punto de muestreo realiza un cambio de tambor con una nueva cinta, quedando el aparato preparado para una nueva semana de captación. La cinta con el registro polínico de la semana es montada en preparaciones para que pueda ser analizada al microscopio, gracias al cual se examinan las muestras cuantificando la cantidad de polen y determinando la procedencia vegetal de cada uno de ellos.

Con estos datos se realiza el informe correspondiente y los datos se ponen en la página web de la AVAIC, para que puedan ser consultados por el especialista alergólogo y el ciudadano.